jueves, 5 de marzo de 2009

Un hombre muerto en Deptford / Anthony Burgess


Ficha Técnica:

Colección: Literaturas
Páginas: 368
Fecha de publicación: 24/9/2008
Género: Novela
ISBN: 978-84-204-7367-3
Traductor: Ramón García

Argumento:

Última novela del autor de La naranja mecánica.

El 30 de mayo de 1593, después de un día de borrachera, moría de una puñalada el dramaturgo Christopher Marlowe, un genio de las letras, nacido el mismo año que William Shakespeare y autor de El doctor Faustus.

La versión oficial afirmó que el incidente había sucedido durante una discusión por el pago de la cuenta. Pero la sospecha de que Marlowe --autor de prestigio, agente secreto, homosexual, escéptico en materia religiosa y radical en su pensamiento político-- fue asesinado por su condición de espía, persiste más de cuatrocientos años después.

Con una prosa imaginativa, arriesgada y certera, Anthony Burgess despliega ante el lector su propia teoría. Publicada el mismo año de su muerte, ésta fue su última novela y en ella recrea el apasionante mundo isabelino, lleno de intrigas y más cercano a nuestra época de lo que pensamos. Un momento histórico a la vez cómico, brillante y cruel.

Anthony Burgess


Crítico, novelista y compositor inglés nacido en Manchester en 1917 y fallecido en Londres en 1993. Anthony Burgess es una figura fundamental en la literatura inglesa del siglo XX, con un abundante número de novelas y de críticas literarias. Burgess se graduó en lengua y literatura inglesa en la Victoria University de Manchester. Poco después, con la Segunda Guerra Mundial ya en marcha, fue movilizado participando en el cuerpo médico de la Royal Army posteriormente en el cuerpo educativo. En 1946 se licenció del ejército y comenzó su carrera de enseñante, primero en inglaterra y finalmente en Malasia y Borneo. En los primeros 1960 abandonó la docencia para dedicarse a escribir a tiempo completo.

Burgess dominaba varios idiomas, tanto por su formación filológica como por sus múltiples y pintorescos viajes. Era, además, un ferviente estudioso de la obra de Joyce. A la luz de estas influencias se puede interpretar la proliferación en su trabajo de neologismos y juegos semánticos, que hacen de su prosa un ejercicio brillante pero no carente de experimentalidad.

Bookmark and Share