jueves, 5 de marzo de 2009

Todo fluye / Vasili Grossman


Ficha técnica:

Título: Todo fluye
Autor/a: Grossman, Vasili
ISBN: 978-84-8109-766-5
EAN: 9788481097665
Editorial: Galaxia Gutenberg

Argumento:

El último libro que escribió esa especie de Dostoievski del siglo XX ruso que es Vasili Grossman es iluminador pero también lacerante. Todo fluye -editado por Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores- no es propiamente una novela. Es más un reportaje desde la entraña misma del sufrimiento, un estudio del alma rusa y un análisis certero sobre Lenin y Stalin, sobre esa dictadura del proletariado que asesinaba a discreción. Todo, claro, por el paraíso marxista. El libro es una radiografía del terror y del miedo, y de la sinrazón.

Todo comienza con la historia de Iván Grigórievich. Con su regreso a Moscú después de 30 años en cárceles y campos penitenciarios. Vuelve como un espectro, un viejo lleno de arrugas y canas. La vida ha seguido su curso. Su primo Nicolai, biólogo, ha preferido no ver y ha prosperado. Y su mala conciencia intenta justificarse (“era insoportable tener sobre su conciencia tantos años de infame sumisión”), como otros, en ese mundo paranoico repleto de delatores. Y Ania Zamkovskaya -el amor de su vida- se ha casado con otra persona…

Iván viaja a Leningrado, donde ella vive. Y ve su ventana. Y nada más. Deambula por las calles de su juventud, recuerda, reflexiona. Se topa con el que le denunció. Pero no desprecia. Es cansancio lo que siente, e impotencia. Por momentos añora el orden de los campos de internamiento, y revive su infancia (“tontito mío -le dijo un día su madre-, qué difícil te resultará vivir con un corazón tan sensible, tan vulnerable”) y se pregunta por el sentido de su vida. “No hay en el mundo objetivo por el cual se pueda sacrificar la libertad del hombre”.

Todo fluye es una historia con una clara intención moral sobre la Revolución y estalinización y... El poder absoluto se ha podrido en un cúmulo de insensatez y gusanos. El Estado es un fin en si mismo, donde nadie está seguro de nada, donde campan a su antojo funcionarios y chivatos. El análisis que Grossman hace de Lenin y Stalin casi en las últimas páginas es de lo más sagaz.

La vida de Iván Grigórievich, después de tanto dolor, es en definitiva un regreso al amor de su familia y de Ania. O a su nostalgia. Sin hacer nunca dejación de su pasión por la libertad. Todo el libro es un canto a la libertad. La libertad es su esperanza. "A Iván Grigórievich no le sorprendía que la palabra 'libertad' estuviese en sus labios cuando, de estudiante, fue a parar a Siberia, que la palabra viviese en él y que ahora tampoco hubiese desaparecido de su cabeza".

La fuerza narrativa de Vasili Grossman es impresionante. Todo fluye no es, desde luego, Vida y destino, pero la complementa con eficacia.

El autor:


Escritor y periodista ruso, cubrió con sus crónicas la batalla de Stalingrado y fue el primero en dar noticia al mundo de la existencia de los campos de exterminio nazis. Escritores como Maxim Gorki alabaron en su día la obra literaria de Grossman.

Autor de novelas y relatos, Vida y destino es su obra cumbre, el Guerra y paz de la Segunda Guerra Mundial cuya publicación sería prohibida por el régimen soviético de Jrushov y le valdría a su autor la condena al ostracismo. Su retrato de la sociedad de la URSS con el trasfondo de la guerra, había puesto en evidencia el desmoronamiento moral e ideológico del comunismo y la fortaleza del alma humana ante el terror. Milagrosamente recuperada una copia del manuscrito, la obra pudo publicarse allende las fronteras de la URSS en los años ochenta -de donde salió clandestinamente microfilmada- y se convirtió en un referente literario e intelectual. Grossman no llegaría a verla publicada.

Bookmark and Share